Visualització de contingut web

Principales enfermedades y fisiopatías detectadas

En este grupo se ha incluido toda anomalía en el desarrollo normal del árbol, por la cual el árbol entero o alguna de sus partes se ve amenazada en su existencia o en su normal funcionamiento

En lo referente a la Comunitat, con respecto al pasado año se ha experimentado un importante incremento en el número de masas totales afectadas, al pasar de 437 en la anterior campaña a 587 en la presente. Si se tiene en cuenta que en la prospección de hace tres años el número de masas afectadas era de 251 se puede observar que ha doblado la cifra en apenas tres años. Este aumento se debe en gran medida a la mayor formación que año tras año van adquiriendo los Agentes Medioambientales y a la inclusión de alrededor de 300 nuevas masas en la Prospección.

En la provincia de Alicante es en la única en la que no se ha dado ese incremento de masas afectadas ya que ha pasado de un 13,4% en el 2005 a un 11,8% en el 2006. Sin embargo en Castellón ha aumentado el porcentaje de masas afectadas en un 4,75% al pasar de 29,49% en 2005 a un 34,24% en 2006, lo que supone 54 masas más con enfermedades y fisiopatías. En la provincia de Valencia es donde más se ha notado esta subida, en número de masas no en porcentaje, al aumentar en 101 masas respecto a la anterior campaña, y su porcentaje aumentar en un 4,2% al pasar de un 24,3% en 2005 a un 28,5% en 2006.

Los diagnósticos emitidos en la Comunitat, han aumentado en seis respecto a la anterior campaña, ya que se han detectado seis nuevos diagnósticos, mientras que por otro lado no deja de aparecer ninguno de los del año 2005. Los seis nuevos diagnósticos que aparecen en la presente prospección, se han dado dos en la provincia de Castellón, tres en la de Valencia y uno en Alicante y Valencia.

Estos seis diagnósticos son: Armillaria mellea, enfermedad que causa la pudrición corrosiva de la albura de tipo fibroso. Los pies afectados terminan cayendo cuando la pudrición a nivel radical impide la sujeción del árbol en el terreno; Lophodermium juniperinum que se trata de un hongo ascomiceto que causa defoliación precoz en enebros (Juniperus sp.) que generalmente se comporta como parásito oportunista, estos dos primeros diagnósticos se han detectado en la provincia de Castellón; los tres siguientes se citan en la provincia de Valencia y son Coleosporium senecionis se trata de un hongo Basidomiceto Uredal de la familia de los Coleosporiaceos, que provoca daños leves (aunque llamativos) en acículas de pinos; Ceratocistis ulmi (sin. Ophiostoma novo-ulmi) también conocido como grafiosis del olmo, se trata de una enfermedad vascular cuyo resultado es la muerte del árbol y Daños por rayo que se traduce en daños en forma de muerte de pies por la caída de rayos; y por último el Puntisecado del pino carrasco que consiste en la seca progresiva de las guías terminales de los pinos carrascos más jóvenes, aunque también afecta a los adultos. Dicha seca impide el crecimiento en altura del arbolado y produce un decaimiento considerable del estado vegetativo de los pies afectados. Este diagnóstico se ha citado en las provincias de Alicante y Valencia.

El diagnósticos más emitido en la provincia de Alicante es, como siempre, "Enfermedad sin determinar" que se ha reflejado en 16 masas, que constituyen el 4,1% del total prospectado, el segundo diagnóstico más emitido es "Seca de quercíneas" y que aparece en un total de 11 masas, seguido por "Derribo por nieve" que afecta a nueve masas, y por último se puede destacar también las seis presencias del "Puntisecado del pino carrasco", diagnóstico que no se citó en la anterior campaña.

Como viene siendo habitual en la provincia de Castellón, Viscum album (muérdago, hemiparásito de pinos) es la más importante dentro de este apartado de la sanidad forestal. Se cita en el 58,53% de las masas que presentan alguna enfermedad o fisiopatía, es la primera vez que este porcentaje desciende respecto al año precedente, pero en números absolutos sigue incrementando su presencia, ya que existen un total de 96 masas afectadas por Viscum album, mientras que en la pasada campaña se citó en 83, por lo que en 13 nuevas masas se registra por primera vez, lo que da idea de la importante expansión que presenta, llegándose a citar en seis de las ocho comarcas de la provincia.

En la provincia de Valencia los diagnósticos que han mostrado mayor nivel de daños han sido los de "enfermedad sin determinar en Juniperus" en El Rincón de Ademuz, "derribo por viento" en Los Serranos, El Camp de Túria y La Ribera Alta, "derribo por nieve" en El Valle de Ayora, La Costera, La Canal de Navarrés y La Safor, "daños por helada" en El Valle de Ayora y La Plana de Utiel-Requena, "granizo" y "Thyriopsis halepensis" en La Plana de Utiel-Requena, "Septoria unedonis", "seca de quercineas" y "puntisecado del pino carrasco" en La Canal de Navarrés y La Vall d´Albaida, así como el "soflamado del pino carrasco" en La Safor.

En función de los distintos niveles de ataque (presencia y presencia alta), Valencia es la que presenta la situación más favorable de las tres ya que han aumentado los niveles de "presencia" lo que no tiene demasiada importancia al no implicar la presencia de árboles muertos para este nivel de ataque, mientras que los niveles de "presencia alta" han descendido de un 3% del año 2005 a un 2,3% en el 2006. La provincia de Alicante se encuentra en una situación intermedia ya que el porcentaje de masas con "presencia alta, aunque sigue siendo bajo, se ha multiplicado casi por tres, pasando de un 0,8% en 2005 a un 2,3% en 2006, habiendo disminuido notablemente el porcentaje de masas con "presencia" que pasa de un 12,6% en 2005 a un 9,5% en 2006. Por último la provincia de Castellón parece ser la menos favorecida en este apartado ya que se observa aumento en ambos niveles.

Las principales enfermedades y fisiopatías observadas en la Comunidad a lo largo de la presente campaña han sido:

  • Armillaria mellea.
  • Arceuthobium oxycedri (Muérdago del enebro).
  • Brenneria quercina.
  • Cenangium ferruginosum.
  • Ophiostoma novoulmi.
  • Coleosporium senecionis.
  • Daños por helada.
  • Daños por animales.
  • Daños por maquinaria.
  • Daños por rayo.
  • Debilitamiento del pino rodeno.
  • Derribo por nieve.
  • Derribo por viento.
  • Enfermedad sin determinar.
  • Eriophyidae (Familia).
  • Granizo
  • Gymnosporangium sabinae (Roya del enebro).
  • Lophodermium juniperinum.
  • Moteado clorótico.
  • Puntisecado del pino carrasco.
  • Seca de quercineas.
  • Septoria unedonis.
  • Sequía.
  • Soflamado del pino carrasco.
  • Thyriopsis halepensis.
  • Tuberculosis del pino carrasco.
  • Viscum album (Muérdago)