Noticias

El CIEF conserva por primera vez huevos de Triops cancriformis con la metodología de las semillas silvestres

El CIEF conserva por primera vez huevos de Triops cancriformis con la metodología de las semillas silvestres

El equipo de conservación de flora silvestre del CIEF ha participado en un proyecto experimental de conservación de huevos de diferentes poblaciones del crustáceo Triops cancriformis (tortugueta), por primera vez en condiciones controladas. Este proyecto ha sido coordinado por el Centro de Conservación de Especies de Agua Dulce de la Comunitat Valenciana. Para la conservación de los huevos se ha utilizado la misma metodología que para conservar las semillas silvestres, adaptando los protocolos de caracterización y conservación a sus necesidades. Los huevos de tortugueta, una especie muy escasa que habita zonas húmedas temporales y se puede considerar un verdadero fósil viviente, han sido sometidos a un tratamiento de deshidratación previo después de estudiarse su viabilidad y pureza. Los lotes de huevos se conservarán a largo plazo en cámaras frigoríficas a un temperatura de 4º C y entre el 3% y el 7% de humedad relativa.

Después de unos meses se realizarán test de viabilidad de los huevos, para medir la efectividad de esta metodología. El proyecto se puso en marcha al comprobar, en el Centro de Conservación de Especies de Agua Dulce, que pasado un tiempo la viabilidad de los huevos de Triops cancriformis se reducía demasiado. La metodología aplica imita, en cierta manera, las condiciones naturales en las que se conservan los huevos de tortugueta. En el medio natural, para sobrevivir a los tiempos de sequía, los huevos permanecen dentro del fango y no eclosionan hasta que llegan las lluvias. En este proceso son determinantes las condiciones de salinidad, luz y desecación.

El Triops cancriformis es una especie de agua dulce de hasta 7 cm, presente en ambientes acuáticos temporales, secos una parte del año. Pertenece al grupo de los notostráceos, el más primitivo, originado hace unos 300 millones de años. Es considera un fósil viviente, que ya se encontraba presenten en los estanques en convivencia con los dinosaurios. El nombre del género significa que tiene tres ojos (tri: tres, ops: ojo) y el de la especie que tiene forma de cangrejo (cancri: cangrejo, formis: forma).

Las lagunas temporales mediterráneas contienen una rica biodiversidad, pero son un hábitat en retroceso por la degradación y el proceso de urbanización. Si bien el Triops cancriformis no tiene una figura de protección específica, sí que la tienen algunas de las áreas que habita, como la zona húmeda catalogada de la laguna de San Benito, en Ayora, la reserva de fauna del Rebalsado-Prao, en Alcublas, o la ZEC Lavajos de Sinarcas.

Twitter

Seguir a @GVAcief