Organismos

Portales

Visor de contenido web

Presentación

Desde que el 2 de diciembre de 2008, la Comisión Delegada de Coordinación de Políticas de Prevención ante el Cambio Climático aprobara la "Estrategia Valenciana ante el Cambio Climático 2008-2012", todos los departamentos del Consell con competencias en la materia han trabajado intensamente para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y para conocer los impactos que el cambio climático puede tener en nuestro territorio, con el fin de poder tomar adecuadas medidas de adaptación.

Tras la experiencia adquirida durante la aplicación de la anterior Estrategia, es necesario realizar una revisión y actualización tanto de las medidas de mitigación y de adaptación como de sus indicadores de seguimiento, con la finalidad de integrar los nuevos conocimientos disponibles, adecuarse al actual contexto socio-económico y a los nuevos compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) en su IV Informe de Evaluación, cuyo documento de síntesis fue aprobado en Valencia, señaló que el calentamiento global es un hecho inequívoco y atribuido a la acción del hombre con una certidumbre superior al 90 %. Un aumento de la temperatura mundial media en superficie superior a los 2ºC en relación con los niveles de la era preindustrial provocará muy probablemente efectos irreversibles en los ecosistemas, las sociedades humanas, la economía y la salud. El citado IV Informe de Evaluación del IPCC insiste en que, para no rebasar ese umbral de 2ºC, las emisiones de gases de efecto invernadero a escala mundial tienen que alcanzar su punto máximo antes de 2020. En la elaboración del V Informe de Evaluación del IPCC, cuya publicación está prevista para el 2013-2014, de nuevo se ha puesto de manifiesto la necesidad urgente de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para evitar el desequilibrio del sistema climático.

El Consejo Europeo de marzo de 2007 asumió el firme compromiso de reducir para 2020 las emisiones globales de gases de efecto invernadero de la Unión Europea al menos en un 20 % respecto a los niveles de 1990, y en un 30 % siempre que otros países desarrollados se comprometieran a realizar reducciones comprables y que los países en desarrollo económicamente más avanzados contribuyeran en función de sus capacidades. En la Decimoctava Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 18), celebrada en Doha (Qatar) en diciembre de 2012, se han adoptado un conjunto de enmiendas al Protocolo de Kioto necesarias para hacer posible su continuación desde el 1 de enero de 2013 hasta 2020, garantizando la continuidad del único instrumento internacional jurídicamente vinculante existente en estos momentos y de su arquitectura, con el objetivo de alcanzar un nuevo acuerdo internacional jurídicamente vinculante que deberá estar listo para su adopción en 2015, con vistas a su entrada en vigor en 2020.

La Unión Europea, líder mundial indiscutible de la lucha contra el cambio climático, sigue adelante en la ejecución de diferentes paquetes legislativos sobre clima y energía.

Para alcanzar estos objetivos de la Unión Europea, las regiones y las administraciones locales desempeñan un papel importante. Las regiones de la UE y en particular sus ciudades son responsables de un 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero (AEMA, Agencia Europea Medioambiental). Por ello la propia UE está alentando la implementación de estrategias de mitigación del Cambio Climático a escala local y regional con iniciativas tan importantes como el Pacto de los Alcaldes. Las acciones a nivel regional son relevantes y efectivas porque pueden facilitar una estrategia próxima a los ciudadanos y a los actores que toman las decisiones sobre el terreno. Por otro lado, pueden beneficiarse a través de acciones más apropiadas y adaptadas, a la vez que basadas en metodologías y herramientas comunes y flexibles. En este marco, las regiones de la UE han de reforzar sus posiciones entre las políticas sobre el Cambio Climático de la UE y los resultados esperados a nivel regional.

La nueva estrategia Valenciana ante el Cambio Climático abarca el periodo 2013-2020 y es fruto de una intensa labor de coordinación entre los diferentes departamentos del Consell con responsabilidades en materias como energía, transporte, salud pública, obras públicas, agricultura, medio natural o turismo. En su elaboración también han participado las administraciones locales y centros de I+D+i. En resumen, la nueva estrategia se constituye como la principal herramienta para que la sociedad valenciana haga frente al problema real del cambio climático, y participe, así mismo, del compromiso internacional con un desarrollo económico, social y ambiental sostenible para nuestro planeta y para las generaciones presentes y futuras.


Isabel Bonig Trigueros
Consellera de Infraestructuras, Territorio y  Medio Ambiente